• CLÍNICA INTERMEDICAL

  • La primera Clínica de San Antonio con atención extendida todo el año

  • SAME: SERVICIO ATENCIÓN MÉDICA EXTENDIDA

  • URGENCIAS MÉDICAS DE BAJA Y MEDIANA COMPLEJIDAD

  • Dirección: Luis Reuss 246, San Antonio, V Región


  • Haz clic desde acá para llegar y llamar desde tu teléfono:

    CALL CENTER FONO URGENCIAS

Especialidades

Conoce nuestro
Laboratorio

Nuestro laboratorio clínico esta dotado con equipamiento Siemens, con respaldo de alta tecnología Alemana, para las áreas de hematología, coagulación, orinas, bioquímica clínica, inmunoquímica, hormonas y gasometría sanguínea.

Además es el único laboratorio de la zona equipado con gabinete de flujo laminar para estudios de bacteriología, microscopia con tecnología marca Olympus.

También contamos con menus de ensayos de laboratorio de uso frecuente, con disponibilidad de respuestas oportunas que satisfacen la urgencia médica, para exámenes de especialidades y de alta complejidad, contando con el respaldo del único laboratorio de referencia nacional acreditado en el país, con altos standares de calidad, de acuerdo a las normativas tanto americanas como europeas.
Con el apoyo de éste, se amplía nuestra capacidad diagnóstica en el campo de la biología molecular, monitoreo específico de drogas terapéuticas, estudio de variada gama de marcadores tumorales y el seguimiento de las patologías emergentes y de pacientes crónicos.

Nos hemos implementado altos aspectos en el control de calidad de nuestros procesos, abarcando todas las etapas de la atención específica de nuestros pacientes de laboratorio (etapa pre-analítica, analítica y post analítica), estando pronto a inagurar el sistema Unity, para el control de calidad, lo que nos permite estar a la par con laboratorios, tanto a nivel local, nacional e internacional, con materiales de primerisima calidad marca BIO-RAD.

Algunos de los exámenes que son realizados en nuestro laboratorio:

Este tipo de estudios se efectúa para conocer el estado de los órganos del sistema endocrino cuerpo humano, que son los que segregan hormonas: hipotálamo, hipófisis, glándula tiroidea y glándulas paratiroideas, suprarrenales, pineal y reproductoras (ovarios y los testículos).

A través de muestras de orina y/o sangre los especialistas pueden medir las concentraciones hormonales en la sangre, determinando si son normales o están alteradas.

Las hormonas viajan a través de la sangre e influyen en distintos procesos corporales, entre los que se cuentan la función sexual y de reproducción, crecimiento y desarrollo, estado de ánimo, metabolismo y dignación, así como circulación sanguínea, entre otros.

Corresponden a pruebas de sangre y/o orina, que el médico solicita al paciente ante reiterados cuadros infecciosos o cuando se sospecha de alguna alteración en su sistema inmunológico.

Los glóbulos blancos o leucocitos, que son las células sanguíneas que ayudan a combatir las infecciones, tras detectar la presencia de gérmenes, virus o bacterias activan la producción de "anticuerpos", proteínas capaces de destruir esos cuerpos extraños o "antígenos".

Cuando la persona está sana, su sistema inmune es capaz de diferenciar los tejidos propios del cuerpo de los generados por microrganismos invasores. Sin embargo, hay enfermedades, denominadas autoinmunes, que alteran esa función, como el lupus y la artritis reumatoidea juvenil.

También se pueden producir transtornos alérgicos, como el asma y rinitis, cuando los procesos inmunológicos reaccionan con exageración ante un antígeno. En otras ocasiones, a causa del uso inadecuado de medicamentes, infecciones fuertes o, por ejemplo, por predisposiciones congénitas, se generan enfermedades de inmunodeficiencia, en que se ve alterada la capacidad de producir anticuerpos o leucocitos, entre otras complicaciones.

En el caso de niños mayores de dos años, por ejemplo, es común evaluar la respuesta de los anticuerpos a vacunas contra el neumococo, germen que provoca patologías infecciosas muy rebeldes como la sinusitis y neumonías.

Las infecciones pueden ser causadas por distintos tipos de bacterias, hongos, parásitos o virus. Normalmente los médicos se basan en los síntomas y signos que presenta el paciente para identificar el agente infeccioso y, de esta manera, prescribir los medicamentos más idóneos.

Sin embargo, cuando se presenta un cuadro clínico poco específico o el tratamiento no da resultado,se hace necesario solicitar un procedimiento especial que permita identificar el agente causal o etiológico del cuadro infeccioso.

Ése es el objetivo principal de los exámenes microbiológicos, que son efectuados a partir de una muestra de sangre solicitada al paciente.

Pruebas que permiten detectar "marcadores tumorales" en la sangre, orina u otros tejidos del cuerpo. El registro elevado de estas moléculas alerta respecto a la potencial presencia de tumores, dado que se producen como respuesta natural del organismo ante ciertos tipos de cáncer y dolencias relacionadas.

Los exámenes se realizan en general a pacientes que ya han sido diagnosticados y permiten constatar si la enfermedad se ha extendido o se encuentra contenida, así como también si el tratamiento está dando resultado o no.

Niveles de experiencia: